Los orígenes de Carbonara Pan se remontan a inicios de siglo XX, para el año de 1.917, en el pequeño pueblo de Carbonara, ubicado en una zona agrícola de la región de Venecia, al norte de Italia; en aquella época, caracterizada por la existencia de familias dedicadas a las actividades propias de la agricultura, no existía la producción comercial del pan sino que éste era producido internamente por cada familia para su propio consumo en hornos caseros de ladrillo.

Sin embargo en el seno de la familia conformadas por Giuseppe Fridegotto y su esposa Benvenuta B. de Fridegotto, se producía un pan que poco a poco, debido a su exquisita calidad, fue cobrando fama entre familiares y amigos, quienes comenzaron a demandar cada vez mayores cantidades de pan, dando lugar a que ya para 1.920 la familia Fridegotto contara con una Panadería completa dotada de un horno de ladrillo de mejor capacidad. Al finalizar la 1era. Guerra mundial comienza el proceso de industrialización en Europa, y con esto empiezan a producirse hornos y máquinas que permitían tecnificar cada vez más las panaderías, es así como en 1.929, los nietos del Sr. Fridegotto, en su empeño de progresar con su negocio familiar, adquieren con gran sacrificio su primer horno moderno a vapor y una amasadora eléctrica, de esta manera el negocio efectivamente prospera extendiendo su clientela a otros puebles cercanos. Sin embargo, producto de los años de crisis por la 2da Guerra mundial el sector industrial atraviesa por problemas ocasionando la paralización de las actividades de muchas industrias.
Luego de finalizar la 2da. Guerra mundial y ante la desolación que reinaba en toda Europa, los jóvenes de la época que no encontraban espacio ni posibilidad de desarrollar allí sus inquietudes comienzan a emigrar hacia otros países de Europa, Australia, y América, es así como el segundo nieto de Giuseppe Fridegotto, el Sr. Mario Fridegotto, se traslada a Venezuela y posteriormente seis de sus hermanos le siguen.
Una vez aquí en Venezuela y particularmente en la región central del País (Aragua y Carabobo) los seis Hermanos Fridegotto desarrollaron una intensa actividad comercial e industrial, integrándose con gran éxito a la sociedad venezolana, en la cual han permanecido durante décadas.
En 1.991 cuando el segundo de los nietos del Sr. Giuseppe Fridegotto; el Sr. Mario Fridegotto, decide retomar el negocio familiar de sus abuelos, e instalan en Maracay una fábrica de pan a la cual le da inicialmente el nombre de Carbonara Pan, C.A., el mismo que hacia los años de 1.920 fundaran éstos en su pueblo natal, posteriormente se modifica el nombre de la empresa para darle el que posee actualmente, Carbonara Pan Panificadora y Galletera Olímpica C.A. (C.P.P.G.O., C.A.).
En esta empresa se mezclan los últimos adelantos tecnológicos en la fabricación del pan con la mística y vocación que Don Giuseppe y Doña Benvenuta imprimieron hace 88 años en aquel modesto horno de ladrillos para sazonar su pan casero.

La tradición del mejor pan está reflejada en el logotipo de la empresa donde aparecen las señoras Benvenuta y María de Fridegotto trabajando según las formas de fabricación aquellos años.

La empresa Carbonara Pan, C. A. en el mercado venezolano siempre estuvo en la vanguardia al fabricar un excelente Pan, de calidad y sobre todo de garantizarle a sus clientes hasta su consumidor final un excelente servicio y constancia, lo que ha hecho de hoy en día reconocer el nombre de Carbonara Pan como el pan de las “dos abuelitas”. Hoy día la empresa decidió dejar de producir pan enfocando su actividad a la producción de alimentos precocidos y congelados, como es el caso de los pasteles de hojaldre, masa de hojaldre, y bases para pizzas, todos bajo la marca CARBONARA PAN.